miércoles, 21 de noviembre de 2012


El ejemplo de Daniel Bareimboim es para entender que se puede convivir entre personas de distintas creencias y orígenes. El respeto por la diversidad y la tolerancia son la llave para construir una sociedad abierta y solidaria.




En nuestro país conviven desde hace muchos años, a veces en la misma cuadra, árabes, judíos, armenios, orientales de todos los orígenes... Los fanatismos y la intoleracia, la desconfianza hacia el que es diferente llevan a caminos de violencia sin salida.

Es imprescindible seguir el ejemplo que está dando este músico en un conflicto que no resiste una muerte más...